Obispos de Cuba abogan por una Constitución libre de ideologías

  • “La Constitución no puede subordinarse a leyes, decretos, resoluciones, partidos políticos ni ideologías”, expresan los prelados a través de un comunicado publicado el domingo 28 de octubre.

Vatican News

La Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) ofrece a través de un comunicado, su pensamiento acerca de algunos artículos del Proyecto de Constitución sobre el que están siendo consultados los cubanos dentro y fuera del país.

Uno de los puntos centrales es el hecho de que la Constitución “no puede subordinarse a leyes, decretos, resoluciones, partidos políticos, ideologías, disposiciones o sentencias judiciales, ya que una Carta Magna prevalece por encima de todos ellos”.

El mensaje pastoral, publicado en la página web de la COCC, defiende el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer; descarta la pena de muerte, el derecho al aborto y reclama el derecho de que los cubanos puedan invertir en el desarrollo económico del país.

Participación ciudadana responsable

«Como pastores comprendemos, a partir de los procesos que ha vivido nuestra nación; a quienes piensan que su opinión no cuenta. Sin embargo, queremos invitar a todos nuestros compatriotas a optar por una participación consciente y responsable», afirma el mensaje que pide a las autoridades que “tengan en cuenta” las opiniones y aportes recogidos en las consultas populares que se llevan a cabo en esta nación.

Asimismo, el documento pastoral lamenta “la ausencia del reconocimiento a la diversidad de opinión política” en el proyecto sometido a “debate”; y señala que el texto constitucional debería proteger “el derecho a la vida (…) desde el momento de la concepción del individuo hasta la muerte natural”; deseando que se contemple también la exclusión de la pena de muerte.

Ideología de género

Por otro lado, en cuanto al tema de la ideología de género, los prelados añaden que “el sexo viene dado por la naturaleza y no es una construcción cultural adquirida”, como propone esta ideología caracterizada por un fuerte subjetivismo, “que lleva al individuo a decidir por sí mismo su propia identidad sexual”.

«Los obispos consideramos mal fundado y erróneo que aparezca en el proyecto constitucional (…) una definición del matrimonio como “la unión de dos personas con aptitud para ello, a fin de hacer vida común. La enseñanza de la Iglesia siempre ha sido clara: el amor recíproco y complementario entre el hombre y la mujer fundamenta la vocación al matrimonio y a la familia, estableciendo una unidad que no puede equipararse a ninguna otra”, aseguran.

Derecho a un salario digno

En cuanto a los derechos de la familia, el Episcopado cubano afirma que para que esta “pueda alcanzar su pleno desarrollo y bienestar (…) es necesario que la Constitución brinde las posibilidades para que cada ciudadano tenga un salario que realmente satisfaga sus necesidades”.

“Igualmente, han de garantizarse las prestaciones sociales necesarias para equilibrar la vida familiar, de modo que sea posible y alcanzable por todos sus miembros una vida estable y vivienda digna, hasta después de la vida laboral de los mismos”, advierten.

Abrir las puertas a la inversión nacional

Finalmente, los obispos manifiestan que el derecho a invertir en el país concedido a las empresas extranjeras debería “ser extendido al ciudadano cubano”.

En su mensaje pastoral, los mitrados consideran, además, necesario que la nueva Constitución “disponga la creación de un Tribunal de Garantías Constitucionales con la finalidad de salvaguardar los derechos que en ella se refrendan”.


Escuche el servicio