El padre que llenó de casilleros las iglesias de México

  • Pedro Herrasti impulsó la colocación de anaquqeles en las parroquias y elaboró más de 150 cuadernillos de formación en la fe.

Vladimir Alcántara

Víctima de un padecimiento cardiaco, el 30 de septiembre falleció el padre Pedro Herrasti quien durante décadas estuvo al frente de la obra “El Verdadero Catolicismo”, mejor conocida como Sociedad EVC, la cual publica folletos didácticos que se pueden encontrar al interior de las parroquias, en casilleros instalados en los muros, junto a alcancías donde el interesado en adquirirlos puede depositar una cuota de recuperación.

Dicha obra fue iniciada en 1926 por su padre Germán Herrasti y por la directora de la asociación, Alicia Herrasti, quien a sus 95 años continúa a cargo del equipo de voluntarios de EVC. La sociedad está por publicar un folleto post mortem del padre Herrasti sobre San José, mismo que se agregará a los más de 150 que elaboró durante más de seis décadas, de acuerdo con una estimación hecha por el subdirector de la asociación, Alejandro Hernández Reyes.

En entrevista para Desde la fe, Hernández Reyes señala que el padre Pedro Herrasti siempre fue un hombre muy entusiasta para el trabajo, quien todo el tiempo se fijaba metas y las cumplía. “Él no hacía nada a medias tintas, cualquier tarea la llevaba a buen término. Pero además sabía trasmitir a todos los de su alrededor esa alegría que imprimía a lo que llevaba a cabo. Lo recordaremos así, y también hablando de sus dos grandes amores: la Eucaristía y la Virgen María. Fue precisamente por su amor a la Madre de Jesús que se hizo sacerdote marista”.

Comenta que gracias al esfuerzo del P. Herrasti la obra de EVC se ha extendido a otros estados de la República y al extranjero. “Hay quienes nos llaman del interior para pedirnos que instalemos casilleros en sus parroquias, así que ya tenemos unos en Guadalajara, Tijuana y Michoacán. También en Estados Unidos. A Sudamérica es muy costoso hacerlos llegar, por eso les recomendamos bajarlos de nuestra página de internet e imprimirlos”, señala.

Tras el fallecimiento del P. Herrasti, la obra EVC queda a cargo de Alejandro Hernández Reyes. “Seguiremos trabajando –explica–. Esta obra ha permanecido tanto tiempo y seguirá permaneciendo si Dios así lo quiere. Continuaremos actualizando folletos y creando contenidos de calidad. Todos nuestros materiales tienen nihil obstat e imprimatur (aprobación oficial doctrinal). Al P. Herrasti siempre le gustó hacer bien las cosas; jamás publicó nada que no tuviera los sellos de garantía”, concluye.